“El Testigo”, un documental contra el olvido del conflicto armado colombiano

0

Las víctimas del conflicto armado en Colombia y el fotógrafo Jesús Abad Colorado, que ha sido el narrador de sus historias a través del lente, son los protagonistas del documental “El Testigo, Caín y Abel” que se presentó este miércoles en el Teatro Colón de Bogotá.

Con la dirección de la periodista británica Kate Horne y la producción de Caracol Televisión, el documental narra el recorrido de Abad Colorado a través del conflicto, mediante sus fotografías, las historias retratadas con su cámara, la memoria de las víctimas y la relación que los vincula.

“Su mensaje es más que una mirada de país. El suyo es un mensaje universal de la necesidad de perdonar como individuo y como sociedad. Se trata de la historia de Colombia, pero puede ser el conflicto de cualquier país del mundo”, indicó Horne citada en un comunicado.

“El Testigo, Caín y Abel” es el retorno por parte del fotógrafo a distintos lugares de una Colombia profunda que padeció los horrores de la guerra, como San José de Apartadó y Granada, en el departamento de Antioquia, o Bojayá, en la región de Chocó, para reencontrarse con los protagonistas de sus retratos y conocer qué fue de su historia después de la fotografía. En algunos casos, historias de esperanza.

“Yo lo que he hecho siempre es ponerme en el lado de las víctimas (…) no solo en los zapatos sino en la piel”, menciona el fotógrafo en el documental.

Con la intención de que nadie olvide el absurdo de la guerra y para comprender “qué es lo que ha pasado” en la historia del país, durante 25 años Jesús Abad Colorado ha sido el testigo del conflicto armado en el que ha retratado en algunos de los parajes más bellos de la nación el dolor de miles de víctimas producto de la violencia.

“Nunca he querido cubrir otro conflicto. El corazón se me desbarataba con cada hecho que estaba registrando. Con la guerra colombiana me basta”, dijo en el documental.

La historia de Abad es la historia de una víctima que padeció el asesinato de su abuelo y su tío y el desplazamiento de sus padres, pero que en vez de la venganza decidió trabajar “para construir la paz” del país.

Algunas de sus fotografías, como el Cristo mutilado del municipio de Bojayá, ataúdes que parecen balsas navegando entre un río de gente con rostros desfigurados o la bandera blanca que se yergue con dignidad en el río Atrato, son recuerdos en blanco y negro que luchan contra el olvido.

El Teatro Colón, que se conmovió la noche de este miércoles durante los 73 minutos del documental, se levantó al final de la función para aplaudir al cronista que le apostó a narrar de una manera distinta el conflicto.

En el evento tres de los protagonistas de su historia estuvieron presentes.

“Todos, absolutamente todos, hombres y mujeres de este país mantengamos la frente arriba, miremos de frente y a los ojos, sin mezquindad, porque este país necesita reconciliarse, porque este país necesita la paz”, dijo Abad Colorado frente a los asistentes al terminar el documental. EFE