La gastronomía belga cautiva a Bogotá con sus sabores tradicionales

0

La repostería y panadería de Bélgica llegaron a Bogotá para deleitar los paladares de los colombianos como parte de una iniciativa de la embajada de ese país a través de la feria gastronómica “Sabores de Bélgica”, informaron este jueves los organizadores.

“La gastronomía belga es un fiel reflejo de la geografía de nuestro país(…) La cocina belga utiliza con gran respeto los productos de tradición en función de las cuatro temporadas que tenemos bien marcadas”, aseguró la embajadora belga, Jana Zikmundova en una rueda de prensa en que fue presentada la feria.

Para Zikmundova, es importante traer los sabores tradicionales al público colombiano y promover los aperitivos más exquisitos provenientes del chocolate y la panadería belga.

El encuentro gastronómico comenzó el pasado 1 de abril y se extenderá hasta el próximo domingo.

Expertos como el chef Francois Cornelis, el maestro chocolatero Serge Thiry y el panadero Tom Van Cauter expusieron en la presentación de la feria las características que identifican la mejor calidad del pan y chocolate belga y que estarán disponibles durante la feria.

“El belga tiene muchos puntos comparables a la hora de comer con el colombiano en el sentido que es muy aferrado a su tradición”, expresó Cornelis.

Por está razón, los promotores quieren acercar a los comensales colombianos con la “alta cocina belga” para que deguste particularidades gastronómicas de este país.

En la clase magistral que dieron los cocineros, los organizadores expusieron diferentes tipos de panes y chocolates hechos con ingredientes belgas y por diversos expertos artesanos.

Según el experto Cauter, la panadería belga tiene la singularidad de que sus panes están hechos de “masa madre” que usa ingredientes básicos como la harina de trigo, agua y sal.

Aprender a comer pan es esencial a la hora de consumir este alimento y por eso los expertos resaltan la calidad de este producto al momento de que llega a la mesa de cada degustador.

Para el maestro Thirly, el chocolate belga es defendido por artesanos de la materia que insisten en tener la mejor calidad y que este dulce “tiene que ser un tema de consumo en Colombia”. EFE