Esto es lo que debe saber sobre las cesantías

0

Como cada año, el Fondo Nacional de Ahorro hace una invitación a los trabajadores colombianos para que trasladen sus cesantías a la entidad estatal, y para que quienes ingresan al mundo laboral, conozcan las ventajas de afiliarse al FNA, que ofrece las mejores condiciones para que este ahorro se convierta en la oportunidad de estudiar o de ser propietario de vivienda.

Las cesantías son una prestación social, que debe ser pagada por el empleador a sus trabajadores anualmente o con la terminación del contrato, sin importar si es a término fijo o indefinido.

Las cesantías son el resultado de calcular el salario que recibe mensualmente un trabajador multiplicado por los días del año trabajados, para luego dividirlos entre los 360 días del año, que le dan como resultado el dinero que debe pagar el empleador, en el fondo o administradora de cesantías que el trabajador elija.

Este monto tendrá que ser pagado el día 14 de febrero, cuando es hábil, como ocurre en el 2019, de lo contrario el Gobierno le da plazo a la empresa para cancelar el dinero hasta el siguiente día laborado.

La normatividad establece que el empleador debe, el 31 de diciembre de cada año, liquidar las cesantías de los 12 meses anteriores o la fracción laborada y a esto, tendrá que cancelar los intereses del trabajador equivalentes al 12% en relación a la suma de la cesantía anual.

Adicional a esto, si el empleador no cancela el dinero en el fondo de cesantías que el empleado escogió, antes de 15 de febrero, tendrá que pagar el valor del día del trabajador por cada 24 horas de retraso.

La ley también expresa que “Si al término de la relación laboral existieron saldos de cesantía a favor del trabajador que no hayan sido entregados al fondo, el empleador se los pagará directamente con los intereses legales respectivos”.

Para obtener el dinero de las cesantías, la ley exige que sea para fines específicos, los cuales son: compra o remodelación de vivienda e inversión en educación superior, sumado al caso de la terminación del contrato de trabajo, llamamiento a servicio militar, adopción del sistema de salario integral, sustitución patronal o fallecimiento del afiliado.

Por tal motivo, esta prestación social, es un buen mecanismo de ahorro para todo tipo de personas que cuenten con un contrato laboral, en el que se puede llegar a obtener una gran cantidad de dinero para obtener un inmueble, remodelarlo, ayudar a su economía en el caso de no contar con un empleo o para pagar un programa de educación superior.