La llegada del automóvil a Colombia, una gesta contada en 127 historias

0

Ovidio Castro Medina

La rocambolesca historia del automóvil en Colombia es contada en un libro que incluye fotos inéditas del primero que llegó al país en 1899, con el cual culmina una quijotada de Juan Guillermo Correa, empresario que dedicó 22 años a la investigación para contar desde otro ángulo el progreso nacional.

El paciente trabajo recoge en 820 páginas 127 historias en las que Correa desgrana meticulosamente las peripecias vividas en el país para traer aquellas “diabólicas máquinas” que se movían solas, sin ser tiradas por caballos.

Y es que en “Historias del automóvil en Colombia”, una voluminosa obra de dos tomos, este administrador de empresas cuenta que el primer auto que llegó al país lo compró en París Carlos Coroliano Amador, un extravagante millonario, dueño de las más grandes minas de oro de la época, quien lo trajo a Medellín.

Correa, que heredó de su padre la pasión por el automóvil, describe al “De Dion Bouton” como un aparato pequeño, descubierto, de poca fuerza y construido para rodar en las calles planas y asfaltadas de la capital francesa y no por las empinadas y empedradas de Medellín, conocida como la “capital de la montaña”.

El modelo, que funcionaba con combustión por gasolina y se iniciaba con manivela, alcanzaba 25 kilómetros por hora, fue al final un fracaso y terminó enterrado en una hacienda mientras que el chófer contratado en París para manejarlo, ya que en el país no había quien lo hiciera, fue devuelto a Francia.

“Esto no es solo sobre el automóvil, este libro relata la historia de Colombia contada desde otra óptica y espero que sea un referente para futuras generaciones. Su contenido no solo está pensado para los aficionados a los automóviles, el libro tiene fotografías inéditas de muy buena calidad”, dijo Correa a Efe.

En ese sentido, el autor no duda en asegurar que una de las historias que más le llamó la atención fue la de las dos limusinas que tuvo a mediados del siglo pasado el entonces presidente de Colombia, el general Gustavo Rojas Pinilla, que gobernó del 13 de junio de 1953 al 10 de mayo de 1957.

Detalla que además de ser blindadas, a las limusinas no se les podían bajar los vidrios y que una de ellas fue un regalo del presidente argentino Juan Domingo Perón.

“Entre dictadores se entendían”, dice Correa entre risas.

Sus investigaciones, que fueron apoyadas por la historiadora Gloria Angélica Morales, indican también que el primer auto que llegó a Bogotá, en 1903, era un Cadillac.

Ese “monstruo”, importado por el fotógrafo Ernesto Duperly y su hermano Oscar, hizo que algunos vecinos de Bogotá salieran despavoridos y otros se subieran a los árboles, mientras que algunos más pusieron rodilla en tierra para rezar.

El vehículo se trajo desmontado en barco por el río Magdalena hasta la ciudad de Honda (centro) y de allí a lomo de mula hasta Bogotá, donde fue armado por un ingeniero estadounidense.

En otra historia, Correa cuenta que el primer presidente de Colombia en tener un automóvil fue Rafael Reyes (1904-1909) y que para inaugurar una carretera viajó desde Bogotá a su natal Santa Rosa de Viterbo, en el departamento de Boyacá (centro) a bordo de un Charron que causó asombro a los campesinos.

En el libro están detalladas además las llegadas de los primeros autos a las principales ciudades de Colombia.

También relata que Margarita Brigard de Umaña fue la primera mujer en Colombia en tener una licencia de conducción, expedida el 22 de diciembre de 1919.

“A Margarita le llovieron críticas de la sociedad del momento que se consideraba que conducir era una actividad propia de los hombres y, por lo tanto, iba contra toda norma de comportamiento femenino”, asegura.

Correa, que es el presidente del Club de Autos Clásicos y Antiguos de la Montaña (CLAM) y miembro de la junta de la Federación Colombiana de Clubes de Vehículos Clásicos y Antiguos, recuerda que en el país la mujer tuvo derecho al voto en 1954, “mucho después” de que una de ellas consiguiera la licencia de conducir.

Esta auténtica enciclopedia del automóvil recoge además historias de vehículos famosos, de las competencias, del transporte público, de la infraestructura vial, de los concesionarios y de la publicidad narradas por el autor y por expertos en automovilismo. EFE