Selección colombiana se despide del país con una emotiva fiesta y un partido

0

En una emotiva fiesta que combinó fútbol con música y juegos pirotécnicos, la selección colombiana se despidió hoy en Bogotá del país para viajar mañana a Italia, donde culminará su preparación para el Mundial de Rusia.

El escenario fue el estadio El Campín, que se vistió de amarillo, azul y rojo para augurarle lo mejor al equipo que representará a su país en la copa de la FIFA, donde compartirá el Grupo H con Polonia, Japón y Senegal.

En un ambiente festivo en el estadio capitalino, al que llegó una multitud de más de 30.000 personas, los jugadores saltaron al terreno de juego, cada uno con un niño de la mano, en medio de las ovaciones y los gritos de los asistentes.

Los futbolistas más esperados fueron James Rodríguez y Radamel Falcao García, que cuando salió fue recibido al unísono con el cántico “Tigre, tigre, tigre” y que hoy, finalmente, pudo estar en una despedida luego de perderse la del Mundial de Brasil de 2014, cita en la que no estuvo por una lesión de rodilla.

Luego saltó al terreno el seleccionador José Pekerman, quien fue recibido con aplausos por los colombianos, que lo reconocieron por llevar a su país a dos mundiales consecutivos.

El último en salir fue el cantante de reguetón Maluma, quien vestía el uniforme de la selección colombiana, dio el saque de honor y se paró junto a los jugadores mientras cantaban el himno nacional.

En el partido de exhibición, los convocados se dividieron en dos equipos: uno amarillo, en el que estaban James, Falcao y Carlos Sánchez, entre otros, y otro azul, liderado por Juan Guillermo Cuadrado, Miguel Borja y el portero David Ospina.

El árbitro Wílmar Roldán, que también irá al Mundial, dio el silbatazo inicial y el espectáculo comenzó. Las paredes, los regates y los tiros de media y larga distancia primaron.

Los futbolistas, relajados, se llevaron los aplausos de un público emocionado, que hizo sonar vuvuzelas y realizó olas durante la más de media hora que duró el encuentro.

El partido terminó 1-1. El gol del equipo amarillo lo anotó Luis Fernando Muriel a pase de James, mientras que el empate de los azules lo consiguió Miguel Borja.

Tras el pitazo final, la atleta Caterine Ibargüen, oro olímpico en salto triple en los Juegos de Río 2016, le entregó la bandera colombiana al capitán de la selección, Falcao García.

“Llevamos el corazón de 50 millones de colombianos y vamos a defender esta bandera con toda la fuerza”, dijo García a la multitud tras saludar a Ibargüen y recibir el pabellón en medio del júbilo y los aplausos de un emocionado público.

El cierre del evento estuvo a cargo de Maluma, quien cantó algunos de sus éxitos como “Corazón” y “El préstamo” acompañado en el escenario por los futbolistas, quienes vieron desde ahí como se cerró su estancia en el país con un espectáculo de juegos pirotécnicos. EFE